Unos cuantos barbarismos

Uno de los vicios del lenguaje más comunes son los barbarismos, que consisten en alterar las palabras, ya sea pronunciarlas o escribirlas erróneamente o emplear injustificadamente vocablos extranjeros.

 A continuación les presento algunos para que los tomen en cuenta

Uso correcto

Uso incorrecto

arterioesclerosis arteriosclerosis
aeroplano aereoplano
espontáneo expontáneo
diabetes diabetis
magullado mallugado
dentífrico dentrífico
travesti trasvesti
espécimen especímen
radiactividad radioactividad
gripe gripa
diéresis diérisis
monstruo mounstro
influir influenciar

Este es el caso de algunos verbos cuya conjugación es dudosa:

Todos me forzan a hacerlo.

Todos me fuerzan a hacerlo.

 El secreto es saber cómo se cose la carne.

El secreto es saber cómo se cuece la carne.

 Quiero que solden ese tubo.

Quiero que suelden ese tubo.

Los barbarismos también existen al confundir los significados de las palabras como en los siguientes casos:

Algunas personas disfrutan al infringir dolor a otras. (Palabra correcta infligir)

Los camioneros infligen continuamente las leyes de tránsito. (Palabra correcta infringir)

¿Por qué es importante hablar bien? Para dejar de deformar el lenguaje porque una cosa es la evolución de la lengua y otra la deformación de ésta.